Beneficios del exfoliante casero

Beneficios del exfoliante casero

 (1)    0

  AromasBellezaBienestarCosméticaHigieneHogarSaludUncategorized  

La exfoliación es una de las prácticas de cabecera para todas aquellas personas que quieran realizarse una limpieza profunda de su cutis. Mediante el trabajo que llevas adelante en la exfoliación, conseguirás eliminar células muertas y muchas impurezas que se acumulan en tu rostro.

La exfoliación es uno de los pasos imprescindibles para mantener una rutina de belleza que nos haga lucir hermosas siempre. Y cuando se trata de nuestra cara, resulta imprescindible ya que nos ayuda a resaltar nuestra belleza natural y a mantener un cutis saludable.

La exfoliación mejora la textura de la piel, destapa los poros y puede reducir la apariencia de líneas finas y arrugas. Es importante siempre humedecer con agua tibia la piel antes de exfoliarla para evitar posibles irritaciones.

 

Beneficios del exfoliante casero

El exfoliante casero tiene propiedades increíbles, como las que te revelamos a continuación:

 

1.     Ayuda a eliminar las células muertas, permitiendo que la dermis quede limpia, tonificada y lista de cara a las inclemencias climáticas.

2.     Tiene un efecto anti-envejecimiento. Al realizar una limpieza profunda de la piel se favorece una mejor oxigenación.

3.     Renuevan tu piel. Desprende la piel muerta que se nos queda adherida muchas veces en la superficie sin que nos demos cuenta a simple vista.

4.     Realza el bronceado. Mantendrás tu bronceado más tiempo si te exfolias la cara con regularidad. El color de tu piel se verá más intenso y uniforme, sin manchas ni zonas oscuras.

 

¿Cada cuánto hay que aplicarse un exfoliante casero facial?

Esta es una pregunta muy importante, ya que abusar del exfoliante casero podrá tener el efecto contrario al que estamos buscando. Por este motivo, si tenemos una piel normal, deberemos exfoliarnos un máximo de dos veces por semana. En cambio, si nuestra piel es muy seca, recomendamos un solo tratamiento a la semana. Por último, si nuestra piel es grasa o mixta, podemos llegar a aplicarnos el exfoliante casero hasta tres veces por semana, si lo consideramos necesario.

Para saber qué franja del día es la ideal en aplicarte el exfoliante casero, nosotros te damos algún consejo para decidir tu momento zen perfecto:

·   Si eres de esas personas a las que les cuesta mucho despertarse, elegir el momento de la mañana para aplicar el exfoliante casero en la cara puede hacer que te actives más rápidamente. Además, saldrás de casa y notarás el fresquito del aire de la calle y hasta la última célula de tu piel se sentirá enérgica y preparada para la acción.

 

·    Por otro lado, si te entra el bajón cuando llegas a casa después del trabajo, aprovechar ese momento, exfoliarte la cara puede hacer que te animes porque la sensación increíblemente revitalizante y fresca que vas a sentir hará efecto también en tu psicología. ¡Cara renovada, ánimo renovado!

·   Lo más clásico: ¡en la ducha! Si eres de esas personas a las que les da pereza ponerse frente al espejo a ponerse potingues en la cara, en un momento aleatorio del día, la ducha es tu momento ideal para llevar a cabo el tratamiento exfoliante, ya que tu piel ya está húmeda, tus poros abiertos y, además, tienes el ambiente de relax ideal. Pero tendrás que ir con cuidado. El exfoliante casero se suele ir con el agua, así que tendrás que ir con cuidado para que no desaparezca antes de tiempo.

Como has visto, el exfoliante casero aportará una limpieza profunda y duradera a tu piel, siendo únicamente necesario que lo utilices una media de dos veces por semana.

Bien es cierto que todo este proceso, de creación y aplicación del exfoliante casero, requiere una dedicación de tiempo del que no siempre se dispone. Vivimos en una sociedad cada vez más ocupada y acelerada. Por ello, en Flor de Mayo queremos facilitar el permitirnos estar bellas y saludables en todo momento, ahorrando tiempo para poder disfrutar al máximo.

exfoliante casero

Descubre las nuevas mascarillas de tratamiento facial en cápsulas Flor de Mayo para cuidar tu rostro de manera natural. Puedes elegir entre 5 tipos de mascarillas distintas con propiedades específicas según las necesidades de tu piel.

Nuestras capsulas están confeccionadas con productos naturales para que sientas como si de un exfoliante casero se tratase, ya que nuestra empresa se ha consolidado como un referente especialista en la selección y aplicación de los más sofisticados aromas y esencias, basados en la calidad, autenticidad y en el saber hacer de una gran familia comprometida con la belleza y el bienestar de los consumidores.

Durante el proceso seleccionamos los mejores ingredientes, priorizando los productos de origen natural y siendo respetuosos con el medio ambiente.

Además, como si de un exfoliante casero se tratase, prepararán tu piel para el tratamiento completo del cuidado de la piel del rostro, como, por ejemplo, la aplicación de cremas, ungüentos, aceites esenciales u otras mascarillas, como las que te hemos presentado anteriormente. Las mascarillas exfoliantes son uno de nuestros productos favoritos por su versatilidad y utilidad. ¿Te animas a probarlas?

Para conseguir un resultado perfecto puedes seguir estos pasos: primero aplicar un jabón suave en todo el rostro para limpiar la piel, la combinación perfecta para el tratamiento facial es comenzar con la mascarilla de arcilla para limpiar la piel en profundidad, continuar con la exfoliante para eliminar las células muertas y finalizar con el resto de mascarillas en función de los beneficios para la piel. Siempre es recomendable finalizar el ritual aplicando un producto hidratante facial adecuado según su tipo de piel.

Si te ha gustado este artículo, ¡visita más artículos de nuestro blog en Flor de Mayo!

 (1)    0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Comentarios de Facebook