Cómo usar sales de baño

Cómo usar sales de baño

 (0)    0

  AromasBellezaBienestarCosméticaHigieneHogarSaludUncategorized  

Después de una estresante semana de trabajo necesitamos algo que nos ayude a recuperar la calma perdida. Muchos optan por más horas de sueño, otros por caminatas por la naturaleza, pero si hay algo que puede relajarnos eso es un buen baño ¿no crees?

Música chill out, la luz tenue de unas velas e incluso una copa de tu vino favorito pueden ser un aderezo perfecto para un baño la mar de relajante. Pero si hay algo que convierte ese momento en algo excepcional eso son las sales de baño. Incluirlas en tus rutinas de baño marcará un antes en tu vida ¿quieres saber por qué?  En este articulo te lo contamos.

¿Qué son las sales de baño?

Las sales de baño son substancias inorgánicas solubles que suelen añadirse al agua del baño. Su nombre proviene de su parecido con los cristales de sal común, pero no tienen la misma composición química.

Generalmente se dividen en dos clases, las sales marinas y las sales de roca. La sal marina surge de la evaporación resultantes de los efectos de la incidencia del sol y el viento, por otra parte, la sal de roca se encuentra bajo tierra. Pero en realidad existen muchas clasificaciones para las sales de baño dependiendo del efecto que generan que va desde el más estimulante al más calmante. 

Beneficios de las sales de baño

Quién no consiga relajarse es porque no ha probado a darse un buen baño. Ya de por sí los baños generan una sensación agradable de paz y tranquilidad. Es perfecto si llegamos cansados de nuestras frenéticas rutinas diarias, nos alivia esa fatiga y tensión acumulada de un plumazo. Además, es una excusa genial para dedicarnos un rato a nosotros mismos y para escuchar a nuestro cuerpo, algo altamente necesario y que en ocasiones olvidamos. Por lo tanto, si un baño por sí mismo ya nos sienta bien imaginad si introducimos en el agua nuestras sales de baño favoritas.

Desde el antigua Grecia se conocen los beneficios que estas substancias tienen para nuestra salud. En aquella época las empleaban ya para combatir dolencias musculares y óseas por estar compuestas de minerales como calcio, magnesio, potasio, bromo, sodio, hierro, zinc y cobre, entre otros. Estos minerales ayudan al equilibrio linfático, la retención de líquidos, prevención de la osteoporosis, alivio de la tensión muscular y arterial, entre otros efectos.

Pero principalmente tiene grandes resultados en nuestra piel ya que la mantiene hidratada, nutrida y cuidada. Al fin y al cabo, es el órgano más amplio que poseemos ya que recubre todo nuestro cuerpo y está expuesto a agentes externos que tienden a maltratarla por lo que las sales de baño pueden ser sus perfectas aliadas.

Cómo usar las sales de baño

Si después de conocer todo lo que las sales de baño pueden hacer por ti no estás llenando ya la bañera de agua no sé a qué esperas. Bueno, sí, quizás necesitas saber los pasos que hay que seguir para conseguir el baño ideal usando este maravilloso producto. Tranquilo, no te hacemos esperar más, te los contamos.

En primer lugar, lo que debes hacer es llenar la bañera de agua eligiendo una temperatura óptima. Lo ideal sería un baño caliente que ronde entre los 30 grados centígrados y los 37. Se trata de la temperatura a la que suele estar el cuerpo humano y aparte de ser agradable lo que ayuda es a la disolución de las sales de baño.

Ahora pasamos a uno de los pasos más relevantes, llega el momento de echar esta maravillosa substancia en el agua. Un par de puñados sería la cantidad ideal, aunque siempre hay que considerar el tamaño de la bañera para determinar el número exacto de puñados de sales a abocar.

Una vez decidido lo anterior ya puedes meterte en el agua para disfrutar de tu baño. Para que las sales hagan su trabajo deberás estar sumergida un mínimo de 10 minutos. Este margen de tiempo es necesario si lo que esperas son resultados eficientes, ya que es el margen de tiempo en el que el calor ha logrado abrir los poros y así que puedan desintoxicar nuestro cuerpo además de asimilar los minerales y oligoelementos que conforman las sales.

Sin duda esta experiencia con sales de baño marcará un antes y un después en tus rutinas de limpieza personal. Cada vez querrás emplear más tiempo en ellos, ya no solo por sus innumerables beneficios si no también por el aroma único que deleitará tu olfato e incrementará sus increíbles efectos.

Sales de baño, elige con Flor de Mayo

Relajante, terapéutico…qué más podemos pedirle a un baño. Está claro que no vas a poder resistirte a entrar en el maravilloso mundo de las sales de baño después de conocer todo lo que te hemos contado. Es increíble lo que un baño puede hacer por tu salud con el aliado adecuado. Por ello, Flor de Mayo pone a tu alcance la mejor selección de sales de baño con los componentes más beneficiosos para sumar sus propiedades.

Sal de baño Rosa Mosqueta

Esta sal disuelta contiene aceite de rosa mosqueta de la que hablábamos en un artículo anterior de nuestro blog. Sus propiedades regeneradoras y sus componentes reactivan la producción de colágeno y elastina.

Sal de Baño Coco

Este producto es equilibrante con su agradable aroma a coco hará las delicias de quien lo disfrute. Además, su alto contenido en urea hidrata y fortalece nuestra piel de forma natural.

Sal de Baño Manteca de Karité

Esta contiene manteca de karité que realiza una tarea excelente suavizando y nutriendo nuestra piel. Es la más recomendable para pieles secas, sensibles o con arrugas. Es una genial elección.

Sal de Baño Mandarina

Estas sales disueltas te enamorarán con su aroma cítrico. Al igual que las de coco destacan por su contenido en urea que protege a la piel de las agresiones externas. Su poder humectante es altamente eficaz.

Sal de Baño Aloe Vera

El Aloe Vera es un principio activo ideal para calmar la irritación de la piel y tiene un poder revitalizante y tonificante. Se considera una de las plantas más cotizadas en cosmética natural, por algo será ¡descúbrelo!

Sal de Baño Argán

Por último, la sal disuelta con aceite de argán es una joya que vas a querer probar. Potencia la elasticidad, suavidad y luminosidad de la piel además de nutrirla e hidratarla combatiendo la sequedad.

¿A qué esperas para disfrutar de tus sales de baño? Cuando empieces a usarlas no podrás parar ¡te encantarán! 

 (0)    0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Comentarios de Facebook