Cómo ducharnos sin dañar la piel con los aromas deseados

Cómo ducharnos sin dañar la piel con los aromas deseados

 (0)    0

  Higiene

Desde el mundo de la belleza y la cosmética se proponen novedosos productos y aromas para hacer de la ducha un momento más placentero. Sin embargo, hay aspectos básicos que a veces se descuidan, como por ejemplo la temperatura del agua, el tipo de jabones usados y la forma en la que se aplican. Todos estos aspectos afectan notablemente a la piel, pudiendo provocar problemas no deseados a largo plazo.

En cuanto a la temperatura más adecuada del agua con la que se toma una ducha, es recomendable que esta no sea muy caliente, ya que reseca y debilita la piel. Los jabones usados es mejor que sean productos naturales, ya que además de que poseen muchas variedades de aromas exquisitos a elegir, no tienen grasa animal, retienen toda la glicerina (siendo por ello más hidratantes) y rejuvenecen la piel gracias a sus propiedades exfoliantes.

Existen también productos naturales beneficiosos para el cabello y para zonas más delicadas como la cara. Es importante tener cuidado en la aplicación de los productos al momento de la ducha, ya que esto puede dañar la piel. En este sentido, es importante no dejar restos del producto en el cuerpo ya que puede irritar la piel. También es de gran ayuda no frotar con excesiva fuerza la piel con la toalla, servirá con acercar la toalla a la piel y secarla con pequeños toques, sin arrastrarla. Sobre la frecuencia, si el ritmo de vida exige tomar más de una ducha al día, se recomienda que una de ellas sea solo de agua para evitar el uso excesivo de productos de cosmética.

Hay que tener presente que la piel es porosa y absorbe todo lo que entre en contacto con ella y, por eso, se debe cuidar en cada lavado teniendo en cuenta estos sencillos consejos.

Fuente imagen

 (0)    0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Comentarios de Facebook